A la sombra de mi sombrero

¡Hola, queridos todos! En estos últimos días uno de los temas de conversación típicos, aunque más que justificado, es el calor tan sofocante que estamos pasando por estos lares de Dios. Y la verdad es que llevar un sombrero, gorra o similar, se agradece una barbaridad; además de por la cuestión estética, porque algún gradito mengua la temperatura de nuestra cabeza y con ella nuestras ideas seguramente recalentadas.

Sugiero para todo aquel que quiera hacerse con un sombrero que vaya a Fernández y Roche, uno de los establecimientos con más prestigio que existe en Sevilla y en el mundo entero a tenor de sus clientes, como, por ejemplo, Carlos de Inglaterra. El Príncipe de Gales es aquí donde compra sus bombines y chisteras. De igual manera hizo el matador de toros Francisco Rivera cuando eligió la chistera que llevó el día de su boda con Lourdes Montes; o cantantes internacionalmente conocidos como David Bowie y Boy George. También se han llevado a cabo peculiares encargos: hicieron el diseño que lució Colin Firth en la película ‘El discurso del rey’, así como el sombrero ya mítico de Indiana Jones.

Mi visita allí fue como ir a un parque de atracciones de sombreros, me resultó verdaderamente interesante. ¿Sabían ustedes que el proceso de fabricación de algunos modelos pasa por más de doscientas operaciones tanto artesanales como industriales? De ahí que sean considerados de excepcional calidad desde1885. Fue muy divertido probarme, calculo yo, unos cincuenta modelos bien distintos. Los más sofisticados, serios, prácticos, los de siempre, los simpáticos, los glamurosos, los camperos, los trendy, los casual, etc. Es imposible que en Fernández y Roche no encuentres el modelo que buscas y que más te favorece. Si no lo haces tú…, ¡seguro lo hará él!

QUIZÁ TAMBIÉN TE GUSTEN:

1 Response

  1. Antonio Rengel dice:

    Raquel Preciosa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *