¡Chin pón…, y el 2015 se acabó!

¡Feliz año 2016, queridos amigos, de todo corazón! No sé qué tal ustedes, pero os confieso que yo tenía unas ganitas locas de que acabara el 2015 por muchos motivos y, aunque fuera simplemente por gastar…, ¡hala, que terminara ya! Muchos ratos buenos y algunos malitos también, pero el cómputo general es positivo. Me parecería muy injusto por mi parte lamentarme cuando, tan sólo mirando por el rabillo del ojo hacia un lado, se ven tantos dramas casi insoportables para personas que, sin embargo, siguen ahí en la lucha con fuerza, una sonrisa y la mejor actitud, desdramatizando y tirando ‘p’alante’. Son un ejemplo para mí y mi norte. Año de aprendizaje y crecimiento personal, de mucho esfuerzo y trabajo, por eso espero en 2016 recoger algunos frutos de la siembra del año precedente. Mis Navidades no han estado nada mal, pero tampoco han sido de las mejores, para qué mentir. Muy feliz porque poseo la gran suerte de tener a todas las personas más queridas e importantes de mi vida sanas; esa es la mayor fortuna que alguien puede tener en la vida y cada noche doy gracias a Dios por ello. ¡Uff, pero no quiero ponerme intensa! Cambio de tercio y, como en otras ocasiones, os enseño a través de imágenes cómo han sido “mis momentos”, esos instantes personales de ‘la Navidad más revuelta’.

En casa, armando el belén.

Momentos de trabajo en Navidad con la modelo y maquilladora Mónica Rosón.

Escapada navideña a Tarifa.

Tradicional comida de amigas en la Antigua Abacería de San Lorenzo; en la imagen, con su magnífico anfitrión, Ramón.

Mis amigas Nena Florido, Charo Guerrero e Inma Ponce.

Con mi amiga y estilista Pili Cerrato en la boda de nuestros amigos, los “anticuarios” Fran y Enrique, celebrada esta Navidad.

Café navideño con mi adorable Tony Benítez en el restaurante El Pintón.

Navidad y Día de Reyes

Siempre tan agradables las visitas y los ratitos con mi padre; en esta ocasión, en el restaurante Xkysyto.

Con el hijo de mis amigos, Mario, viviendo una noche de magia en la Cabalgata de Sevilla.

Muchos recuerdos me trae esta imagen, cuando hace ya algunos años yo también fui Estrella de la Ilusión en la Cabalgata de Sevilla.

Despertar de mis hijos en la mañana de Reyes, aún sin saber lo que Sus Majestades les habían traído regalos o carbón.

Mi outfit para la comida de Reyes, un vestido de MuMa Mujeres Malditas.

Mítica comida de Reyes que organiza cada año mi madre.

Y comienza el reparto de regalos rodeada de hijos, hermanos, padres, cuñados y sobrinos….

Entre tanta magia e ilusión, me viene a la memoria aquel año en el que tuve la suerte de encarnar a Su Majestad el Rey Gaspar en la cabalgata de Triana…, ¡¡una experiencia inolvidable!! Hasta pronto, ¡¡besos!!

Cabalgata de Triana de 2008 / ©El Correo de Andalucía.

Cabalgata de Triana de 2008 / ©¡HOLA!

QUIZÁ TAMBIÉN TE GUSTEN:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *