Gran Hotel Son Net

¡Sorpresa, amigos! Ya sé que es un día inusual, pero no podía retener más tiempo las ganas de contaros la experiencia que tuve hace unos días. Normalmente, cuando voy a algún sitio desconocido para mí suelo ‘vichear‘ un poco para hacerme una idea de a dónde me dirijo y cuáles pueden ser mis expectativas. Pero, en este caso, no fue así. No tenía nada claro si finalmente iría a Palma de Mallorca. De hecho, la decisión de ir la tomé el día anterior a mi partida y ya todo fue muy apresurado… Hoy debo decir que me encantó no haber tenido referencias del lugar de destino…, un lugar mágico, el Gran Hotel Son Net.

Casa del Árbol con vistas a la Sierra de Tramontana.

Por fin pude cumplir uno de mis sueños: subir a una casa en un árbol.

En el interior de la Casa del Árbol es donde se realizan las pruebas de menú de las bodas.

Allí se respira profundo, el tiempo pasa sin prisas y las horas son generosas, allá donde mires ves belleza. Son Net es paz, relax, risas, vida sana, excelencia y una exquisita y contundente gastronomía liderada por el discípulo de Dani García, el chef andaluz Pablo Mariñas.

Interior del restaurante Oleum, en Gran Hotel Son Net.

Detalle de la decoración del restaurante Oleum con tenedores gigantes.

Con mi amiga Ana Nievas y el chef Pablo Mariñas.

Tuve a suerte de asistir a la cena benéfica ‘Construyendo una vida‘, de Pojecte Jove, gracias al patrocinio por parte del Gran Hotel Son Net de una de sus numerosas mesas. Viví momentos de verdadera emoción escuchando testimonios de algunos jóvenes que contaban con mucha alma y más ánimo sus experiencias, y fue un honor para mí conocer al Presidente de Projecte Home Balears, el sacerdote Tomeu Català.

Junto al director general del hotel, Bjorn Wild, un excelente anfitrión.

Con el Presidente de Projecte Home Balears, Tomeu Català.

Un instante de la gala benéfica ‘Construyendo una vida’.

Un fin de semana en el que hubo también momentos para la relajación gracias a las manos de Ana, la fisioterapeuta del Gran Hotel Son Net, y los avanzados tratamientos de sus instalaciones.

Relaxya, un sofisticado tratamiento para el cuerpo y la mente.

Ossygena, última tecnología para purificar el cuerpo.

Así terminó esta magnífica experiencia para mí, aunque Son Net constantemente provoca interesantes ocasiones para volver, como la que os planteo en el siguiente cartel para asistir a unas deliciosas jornadas gastronómicas:

Planazo, sin duda, para este próximo puente. ¿Quien se apunta? ¡Hasta mañana, amigos!

QUIZÁ TAMBIÉN TE GUSTEN:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *