Mi camino del Rocío con Triana

Es muy común cuando ya se sabe que vas a ir al Rocío, que te pregunten: ¿Con quién vas?. Yo en muy pocas ocasiones he podido responder a esta pregunta porque aunque mi familia por parte de mi padre, la Revuelta, es muy rociera por devoción y tradición, yo no tuve muchas oportunidades cuando fui pequeña de hacer el camino y vivir el Rocío con ellos. Una pena la verdad porque cada vez valoro y agradezco más las experiencia que vamos adquiriendo en la vida, ya sean las que te proporcionan tus padres de pequeñita o las que vamos adquiriendo por vivir. Y si es por vivir en lugares ricos en tradiciones y en costumbres, mejor que mejor… Esto, desde mi modesto entender, hace que esos sitios sean especiales y singulares. Parece que algo de magia existe en ellos, que los hacen encantadores en el sentido más amplio de la palabra y que te hacen volver una y otra vez.

Volviendo a la pregunta inicial con la que comencé este post, este año y por primera vez, hago un trocito con Triana, la salida. Me emocioné mucho, la verdad, me encantó encontrarme con mis tíos y tía que aunque ya no hacen el camino, no quieren desvincularse del todo. Se siguen emocionando, aunque “relatan” un poquito de cuanta gente lleva ya Triana y qué distinto era antaño. Mis amigas y yo, disfrutamos muchísimo con los preparativos, durante las 12 horas de experiencia pero también recordando las anécdotas allí vividas. Solo fue un día, llegamos a la primera parada con Triana pero dio para mucho… El próximo año… ¡Llegaremos hasta la aldea de Almonte!.

Aquí os dejo el testimonio de lo que os acabo de contar. Un beso a todos… Amenazo con volver muy pronto.

FullSizeRender (3)

Con mis amigas, de izquierda a derecha, Piluca, Tere, Inma, Rosa y Charo.

IMG_6772

Fue una gran alegría encontrarme con mi tío Curro Revuelta, y mi tía Mariloli, a los que adoro.

IMG_6777

Siempre es una alegría encontrarme con Anselma, toda una institución social en Triana.

IMG_6770

Un instante de descanso, siempre buscando la sombra. Mi mantoncillo y falda son de Pilar Vera.

FullSizeRender (1)

Elegí una falda de Pilar Vera, muy favorecedora y fresquita, ideal para el camino.

FullSizeRender (2)

Con paraguas, sombrillas… cualquier método fue bueno para protegernos del intenso calor.

IMG_6807

Una gran multitud acompañó al Simpecado de Triana en su salida hacia Almonte.

IMG_6771

Con mi amiga Piluca, que fue ‘la jefa’ del grupo.

FullSizeRender (4)

En un improvisado ‘Quema’ bautizamos a nuestra amiga Inma Ponce, con el nombre ‘Marujita del Camino’. Una de las tantas anécdotas que vivimos.

IMG_6810

También hubo momentos para las bromas durante el intenso trayecto.

IMG_6784

Petalada al Simpecado de la hermandad de Triana a su paso por Castilleja de la Cuesta.

IMG_6800

El punto dulce en el Camino lo pusieron estos rosquitos caseros de Castilleja de la Cuesta.

FullSizeRender

El año que viene, nos vemos de nuevo por las arenas y en dirección a las Marismas de Almonte.

QUIZÁ TAMBIÉN TE GUSTEN:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *