Moda andaluza, entretelas

Días antes de la celebración de un evento todo son voces, dimes y diretes, y ataduras de últimos minutos. La barriga se llena de un cosquilleo que baila entre la ilusión y el miedo a que las cosas no salgan como deberían salir. Y es que en todo lo que sucede en directo, ya se sabe: cualquier motivo insignificante puede ocasionar un hito de tragedia. Cuando comienza el evento, en este caso Andalucía de Moda, todo fluye veloz entre la responsabilidad y la buena intención de un equipo al que le gusta lo que hace, un equipo que quiere divertirse trabajando, que quiere reír y gastar bromas sin quitar el ojo de la aguja del buen hacer, la atención certera al cliente y la excelente factura de realización. En el backstage, mil vidas, cada una con lo suyo, bailan al son de esa cosa tan humana como es saber que el que espera tiene que ser respetado. Y es precisamente en el buen hacer donde reside ese respeto inevitablemente imborrable. Un beso enorme a todos los hacedores, magos, pacientes, histéricos domados…, y demás profesionales que han hecho posible que la moda andaluza camine por una senda que comienza a alumbrarse sola.

QUIZÁ TAMBIÉN TE GUSTEN:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *