Madrid, ruta gastronómica

Llegaba el 1 de noviembre, día de los difuntos y puente de Todos los Santos para los andaluces. Y yo sin mucho plan, con melancolía y “sensiboba“, como dice una amiga mía, en Sevilla. ¿Solución? ¿Qué tal un fin de semana tranquilo en Madrid? Suelo ir con bastante frecuencia por motivos de trabajo y siempre me vuelvo con la sensación de que en esta ciudad en la que hay tanto que admirar, ver, visitar, disfrutar…, tengo muchas asignaturas pendientes, a pesar incluso de haber vivido  hace ya muchos años en ella. Siempre llego, llevo a cabo los asuntos pertinentes y corriendo hacia atrás. Así que decidí sobre la marcha hacer la maleta para cuatro días y llegar con tiempo también para la cena que celebraba mi amiga y representante, Marta Asturias, con motivo de su cumpleaños. Lo que empezó siendo una vuelta de reconocimiento por Madrid, terminó siendo un viaje de turismo gastronómico, casi sin haberlo planeado de esta manera durante el fin de semana de Halloween.

Os cuento a través de imágenes cómo fue esa variada y muy recomendable, por cierto, ruta gastronómica por la capital de España. Empiezo el viernes con Zoco Comidero-Bar, una propuesta a base de plantas, hortalizas, frutas, pescados azules y carne ecológica. Cocina ‘flexiteriana‘ que, además de saludable, me resultó exquisita.

Con mi amiga Ana Nievas.

Junto a mis amigas Marta Asturias y Ana Nievas, en Zoco Comidero-Bar.

Por la noche, con motivo del cumpleaños de Marta, tuvimos el privilegio de cenar en el maravilloso loft de nuestro amigo Rafa Galobart, situado en la Gran Vía madrileña.

Decoración de la mesa inspirada en Halloween.

En gran compañía: Rafa Galobart, Marta Asturias, Belén Sanz, María López y Ana Nievas.

El sábado me llevaron a almorzar a Babelia Café, un local vanguardista con una deliciosa y sorprendente cocina internacional.

Llegada a Babelia Café con perfecto de Moschino Cheap&Chic, jeans de Mordisco de Mujer, bolso de Etro, botas de Zara y gafas de Ray-Ban.

Fachada de Babelia Café.

Detalle de la decoración del restaurante.

Un ambiente moderno y sofisticado en el comedor de Babelia Café.

Imagen tomada desde la zona del comedor, que se encuentra en el primer piso.

Llegó el domingo y fuimos a StreetXo, un local de comida “callejera” interpretada por el prestigioso chef David Muñoz, galardonado con tres estrellas Michelin.

Interior de StreetXo.

Me pareció muy original el contenedor de este cóctel.

Y, antes de regresar a Sevilla, una última parada gastronómica en Madrid. En esta ocasión, en Perra Chica, un local de estilo industrial-colonial con una decoración que me gustó mucho.

He disfrutado mucho, la verdad, porque para mí comer rico supone uno de los mayores placeres de la vida y me encanta entretenerme en lugares como los que os he mostrado donde la decoración, otro de mis hobbies, hace más atractivos los momentos. ¡Hasta el viernes!

QUIZÁ TAMBIÉN TE GUSTEN:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *