Un Rocío muy especial

Era mi primer Camino. Ya sé que puede sorprender perteneciendo a una familia, ‘La Revuelta’, muy rociera. Pero por circunstancias nunca pude hacer el Camino siendo pequeña y ahora, ya de mayor, llevaba unos años con la firme intención de vivirlo. Lo hice con la Hermandad de Hinojos, muy amables y generosos todos sus romeros. Gracias por dejarme compartir esos ratitos tan especiales cerquita del Simpecado de la Virgen del Rocío, tan sencillo y tan bonito.

Son más de veinte kilómetros; algunos tramos y minutos más difíciles que otros. Salimos a las 9.30 horas de la mañana del jueves  21 de mayo desde el pueblo de Hinojos, después de asistir a la misa. Ya en marcha, para mí todo era una novedad, desde la ‘petalá’ al jarrillo de lata que cada uno llevábamos enganchado, mi amiga apañándose su sombrero, ese animal tan enorme, bello y noble que es el caballo avanzando entre la bruma que ocasiona la arena del Camino, las habas cochas propias de la zona…, ¡qué ricas, por favor!

Esos romeros que, ya desde pequeñitos, aprenden a caminar y a sentirse rocieros; la llegada a la aldea, cansados y sucios, pero con un sentimiento de hermandad enorme y una emoción indescriptible al cantar la ‘Salve rociera’.

Ya en la casa, casi rotos, nunca una ducha fue tan placentera y larga. Cómo me encantaron algunos detalles de sus espacios, aunque más aún me gustaron sus anfitriones, Pepe y Dolores. Otra vez, ¡gracias por tanto! Momentos de recogimiento en los que repasas muchos episodios de tu vida, de tu año…, y hablas con Ella.

Detalle de estribos portugueses.

En la imagen, de izquierda a derecha, junto a Raúl Gracia ‘El Tato’, Dolores Laiseca, Charo Guerrero y José Garrido.

Después, ya con otro ánimo, llega el momento de visitar a los amigos y compartir la alegría de la espera. La mía durará hasta el próximo año; en esta ocasión, no pudo ser. Os dejo algunos instantes vividos y detalles que me llamaron la atención. Gracias también a la diseñadora y amiga Pilar Vera por vestirme con sus creaciones para esta inolvidable experiencia. Con mucho cariño, ‘mi Rocío’ para vosotros.

QUIZÁ TAMBIÉN TE GUSTEN:

6 Responses

  1. Maribel Alvarez dice:

    Sencillo, íntimo y precioso reportaje

  2. Ma. Dolores Laiseca dice:

    ¡Qué bonito es sentir…! Y qué manera tan bonita y espontánea de contarlo. Gracias Raquel por compartir con nosotros esos momentos. Lujazo estar a tu lado!!!

  3. Muy bonito, Raquel. Así imagino yo el camino del Rocio.
    xx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *